viernes, 2 de marzo de 2007

HISTORIAS MINIMAS

MINICUENTOS
INSUFICIENTE AMOR

Ella quería ser amada. Él la quería a ella. Ella se dejó amar y amó por que era amada. Él... se aburrió

TRES ACTOS
De tanta cotidianeidad se enamoraron. De puro formales se casaron. De pura obediencia tuvieron dos niños. De pura costumbre compartieron años, amables, corteses, los dos muy cristianos, los dos educados.

De tanta rutina los dos se secaron. De tan previsibles los dos se olvidaron. De tanta tristeza los dos se arrugaron. De tan distraídos no notaron cambios.

Allí yace él y ella lo mira, ahora que a muerto ha vuelto encontrarlo.
Allí llora ella y todos la miran. Allí ríe ella y todos se espantan.
Cayó muerta entonces. De pura costumbre se fue a acompañarlo.

LA PAREJA IMPOSIBLE
Hera estaba furiosa. Podía permitir las infidelidades de Zeus, su inconstante esposo. Podía soportar su falta de responsabilidad, su exageración y su iracundia, pero que se atreviese a parir por sí mismo una hija, ¡eso no lo soportaba!.
¿Así que la niña era inteligente y culta y no una gruñona que fregaba todo el día?. ¿Así que la mocosa era lo opuesto a ella?.
Zeus la dejó chillando y fue a cobijarse en su pequeña hija.
Hera, en venganza, le parió solita un hijo bruto y bestial para que se espeje.
Zeus pensó que ya no la necesitaba.
Hera pensó que ya no lo necesitaba.
Pero Zeus la deseaba...
Pero Hera lo deseaba...

OTRA REALIDAD
La Bella despertó sin beso alguno. Cenicienta puso una empresa de limpieza. Caperucita se casó con el lobo. Blancanieves se encontró con Eva y escribieron un tratado sobre: “Mentiras e infamias contra las marginadas manzanas.”
Esta noche me despojare de mitos, para inventar los arquetipos del futuro.
Esta noche se me muere un mundo.

EL DOMINIO INCOMPLETO
Comenzaron prohibiendo los espacios de encuentro. Más tarde acallaron las voces disonantes. Sembraron terror a ríos de sangre y ausencias. Inconformes con el resultado decidieron suprimir vocablos, entonces el lenguaje se redujo tanto que resultó tan solo una suma de signos y espacios de denso silencio. Lo que nunca pudieron, muy a su pesar, fue silenciar el canto del viento ni el llanto de la lluvia, menos el rugido de las montañas o el bramar del mar.

ESE DÍA...
Ese día nació la creación
Ese día se vistió de vida, separando las aguas de la tierra y cada cuál según su especie y su forma.
Ese día el primer hombre miró a la primer mujer, y se conocieron.
Ese día nació la muerte de manos de un humano sobre otro humano.
Ese día nacieron el dolor y el miedo.
Ese día nacieron el cuento, la pregunta y la respuesta.
Ese día...
Ay, ese día el hombre se alzó sobre la mujer y sonrió ante la inmensidad a sus pies
Ese día... El hombre conquistó, y conquistó y conquistó.
Ese día la mujer se lamentó y ocultó sus melodías
Ese día...
Ay, ese día la creación cesó