jueves, 8 de abril de 2010

ENTRE EL PAPEL Y LA TECNOLOGÍA

 

                 Estos días he estado nuevamente sin Internet. Los servidores parecen sufrir trastornos continuos que por supuesto no representan ahorros para nosotros los consumidores sino problemas pues no podemos trabajar, y rabias pues el dinero perdido al no poder trabajar nadie pasa a ser problema nuestro. Esta política cada día más generalizada de prestar un servicio, cobrarlo puntualmente sin que importe ni la calidad del servicio, ni los inconvenientes que el propio proveedor causa, no deja de sorprenderme. Los clientes pasamos a ser subordinados de quienes ofrecen sus productos ¿¿???...

Dado que mi trabajo es la escritura todo esto me ha dado en pensar sobre libros, Internet. Ipod… Lo uno daña los bosques, lo otro nos hace extremadamente vulnerables dada la dependencia a los proveedores, a la electricidad… En fin que como siempre nada es bueno o malo sino según…

Como ya les he puesto un video a favor del libro, vaya para ustedes ahora un microcuento mío a favor de….

 

Historias taladas

Desde que nací, don Olegario Fuentes, mi vecino, me cuenta las historias que esconde el algarrobo. Dice que se esconden en él desde que el mundo empezó, y yo le creo.

De lejos viene la gente para enterarse de las historias del algarrobo.

Ahora no.

Ahora estamos uno al ladito del otro alrededor de nuestro árbol de cuentos. Lo abrazamos fuerte, porque han venido unas máquinas que se lo quieren llevar.

—Al otro lado — dicen los hombres de traje — Acá va el complejo nuevo.

Negocios, escuela, hasta cine dicen que van a poner. ¿Y para qué?, me preguntó yo. ¿Por qué no ponen su complejo al otro lado y nos dejan el algarrobo en su lugar? ¿No saben que nuestro árbol esconde las historias en sus raíces? Si lo sacan nos quedamos sin cuentos.

Y sin cuentos no es vida, dice don Olegario Fuentes, y yo le creo.

© Ana Cuevas Unamuno

Etiquetas de Technorati: ,