jueves, 8 de julio de 2010

EL GRAN FUEGO

 

      Leyenda Toba (América del sur) sobre la destrucción del mundo por el fuego[1]

Y vino un gran fuego:

Y hubo un tiempo cuando don chiiquí[2] les comunico a todos un mensaje diciendo:

- Hermanos míos, sé esta anunciando que la tierra va a ser quemada. Dios[3] la va a destruir totalmente.

Y mucho tiempo después de este anuncio, el mismo Chiiquí predijo otra vez:

- Ya sé esta encendiendo la tierra, hermanos míos, nada bueno podemos esperar de esta vida. Aunque tengamos alas para volar al cielo no vamos a encontrar la manera de entrar allí. Porque es muy distinta nuestra forma, y aunque tenemos alas nuestra creación esta adecuada al sistema de la tierra. Y además estoy seguro que las llamas del fuego van a llegar hasta el cielo. Entonces nadie podrá salvarse. No hay escapatoria, hermanos míos.

Entonces aquellas gentes comenzaron a llorar. Este anuncio era verdad, porque cuando llegaba la noche y oscurecía, se veían las llamas del fuego fulgurante. Pero nadie sabía cuando llegaría. Así pasaron más de dos años. También continuaron otros años, hasta que llego el momento. Y algunas señales del fin hicieron su aparición, como los tigres y aguara-guazues[4], cruzando cerca de los hogares, y un Jabalí que mientras huía entonaba esta canción de lamento:

- Ya estoy cerca de aquella orilla, ya estoy cerca, ya estoy cerca, cerquita estoy.

Y cuando llego enfrente de aquellas gentes, dijo:

- Ya esta llegando el fuego, estoy tratando de escapar, pero es difícil como ven.

Así paso de largo el jabalí. Rato después paso un aguará – guazú. Detrás de él paso un ciervo, cantando su canción de lamento. Todos ellos cruzaban con un mensaje sobre aquel desastre. No había escapatoria. ¡Ay que desesperación!

En ese momento uno de los habitantes recibió un mensaje divino:

- Mete debajo de la tierra a tu gente. Que todos lleven barro en los bolsos, para que cuando sientan el calor del fuego, con el barro reboquen las paredes de la tierra. Porque el fuego que ustedes ven, en un momento pasara por donde ustedes están.

El hombre no hizo burla del mensaje y de esta manera fueron metidas estas gentes debajo de la tierra pero hubo otros que se quedaron en la superficie por que no quisieron creer, y fueron totalmente quemados.

Después que pasó aquel fuego, entonces comenzó a llover muy fuerte, de tal modo que la ceniza fue aplastada como un manto. Entonces el que los estaba guiando dijo:

- Estén tranquilos mientras salgo a ver el desastre de arriba. Estoy seguro que no quedó ningún monte.

Dicho esto el guía se asomó afuera del pozo teniendo sus ojos cerrados hacia abajo. Después de un rato levantó su mirada despacito para mirar sobre la tierra y vio la tierra como si fuera que ella tocaba el cielo, de un extremo a otro, desde la derecha hasta la izquierda, y todo era ceniza. Y después volvió abajo, donde estaban los demás, y les dijo:

- Ya podemos subir, pero cuando lleguen arriba, no deberán levantar la vista para mirar enseguida, para que no les pase nada malo y sean transformados en animales.

Pero algunas personas no obedecieron, y apenas llegaron a la boca del pozo, una pareja comenzó a mirar, y otros hicieron lo mismo, y de inmediato fueron transformados en animales. Algunos se transformaron en ciervos y avestruces y en otros muchos animalitos.

Así paso con aquellas gentes.

Al final de todos salieron dos mujeres jóvenes que eran solteras, y también fueron avisadas de que no debían mirar inmediatamente, pero apenas llegaron a la salida se pusieron a mirar y se transformaron en osos hormigueros, y se fueron. Por eso hasta el día de hoy no existe varón entre los osos hormigueros, solamente hembras.

Y al último de todo salió el salvador. A el no le pasó nada malo, tampoco a su mujer, pero no tenían hijos y eso les entristecía.

Después de un tiempo aquel hombre rogaba por tener uno, diciendo:

- Ojalá que el creador de nuestra vida me diera un hijito.

Y al fin le llegó un mensaje, diciendo:

- Hombre tranquilízate, pronto se te van a mandar dos criaturas. Una mujer y un varoncito. Debes enseñarle a tu esposa que no debe temer por los dos hijos.

Pero aquel hombre no contó nada a su mujer hasta que ella quedó encinta para no ilusionarla. Tiempo después la mujer dio a luz a unos mellizos, mujer y varón fueron sus hijos. Y con el tiempo fueron aumentando las familias y aquellas gentes otra vez se hicieron numerosas y vivían separadas en comunidades.


[1] Los sacerdotes mayas Ah Kin, poseedores de información matemática y astronómica, establecieron hace siglos que el mundo, tal como lo conocemos, nació el 13 de agosto del 3.114 a.C . Se dice que el asteroide cayó el 29 de junio del 3.123 a.C. y dio paso al FIN POR EL FUEGO del cuál surgió el mundo que hoy conocemos. Sobre esta catástrofe existen infinidad de leyendas como esta que hoy les cuento.

[2] *Chiiquí ( don Carancho) es famoso y de confianza.

[3] Al ser esta una adaptación más moderna de la vieja leyenda hecha luego de la conquista, el nombre del dios de los tobas es reemplazado por el de Dios.

[4] El aguará guazú (Chrysocyon brachyurus) es un animal autóctono del norte de Argentina y Paraguay. Se lo conoce también como lobo de crin, lobo de los esteros o lobo colorado. Tiene una llamativa coloración de color rojizo y un aspecto más bien desgarbado. Su pecho tiene una región de color blanco, como así también la punta de su cola, y el interior de sus orejas. Su cuerpo, similar al de un galgo, esta adaptado para correr a gran velocidad. Son animales solitarios, cautelosos ante el hombre, y de hábitos nocturnos y crepusculares.

Etiquetas de Technorati: ,,