miércoles, 7 de julio de 2010

MINICUENTOS-cuando lo breve es mucho

 

Hace tiempo que mi tiempo para compartir con ustedes es tan breve que me deja incluso sin tiempo, por eso hoy les comparto estos breves cuentos de quienes saben como decir mucho con poco

 

La zorra - Gibrán, Gibrán Jalil - Líbano: 1883-1931

Una zorra miró su sombra al amanecer y se dijo:

-Hoy me comeré un camello.

Y pasó toda la mañana buscando camellos. Pero al mediodía volvió a mirar su sombra y se dijo:

-Bueno..., creo que me conformaré con un ratón.

 

El dedo - Feng Meng-lung

 

Un hombre pobre se encontró en su camino a un antiguo amigo. Éste tenía un poder sobrenatural que le permitía hacer milagros. Como el hombre pobre se quejara de las dificultades de su vida, su amigo tocó con el dedo un ladrillo que de inmediato se convirtió en oro. Se lo ofreció al pobre, pero éste se lamentó de que eso era muy poco. El amigo tocó un león de piedra que se convirtió en un león de oro macizo y lo agregó al ladrillo de oro. El amigo insistió en que ambos regalos eran poca cosa.

-¿Qué más deseas, pues? -le preguntó sorprendido el hacedor de prodigios.

-¡Quisiera tu dedo! -contestó el otro.

 

Los fantasmas y yo -René Avilés Fabila

Siempre estuve acosado por el temor a los fantasmas, hasta que distraídamente pasé de una habitación a otra sin utilizar los medios comunes.