domingo, 17 de abril de 2011

BIBLIOBURRO

Por este hábito humano de que Fulano le dice a Perengano y Perengano le dice a Tal y Tal a Cuál, acabo de enterarme de este proyecto que sin duda alguna ha de nacer del corazón. Lo comparto por si no lo han visto. Esto es lo que hace el colombiano Luís Humberto Soriano, por los niños de los campos, con dos burros, unos pocos de libros y un corazón con voluntad de gigante.