sábado, 30 de abril de 2011

FALLECIÓ ERNESTO SABATO

Murió el escritor argentino Ernesto Sábato a los 99 años
sabatoSábato, Premio Cervantes de Literatura y uno de los grandes autores argentinos del siglo XX, que quería ser recordado como "un cascarrabias pero buen tipo", murió hoy, a causa de una bronquitis, a los 99 años en su casa de Santos Lugares, provincia de Buenos Aires.

Nacido el 24 de junio de 1911 en la ciudad bonaerense de Rojas, Sábato fue el penúltimo de 11 hijos y sus biógrafos creen que parte de su atormentada personalidad deviene de haber sido bautizado como su hermano inmediatamente mayor, muerto poco tiempo antes.

"Yo escribo, porque si no me hubiera muerto, para buscar el sentimiento de la existencia", dijo Sábato una vez en una entrevista.

"Hace pocas horas murió mi padre, sé que todos ustedes comparten la tristeza que sentimos en la familia. Porque mi padre no nos pertenecía sólo a nosotros. Con orgullo, con alegría, sabemos que lo compartimos con mucha gente que lo quiso y lo necesitó tanto como nosotros", dijo su hijo, el cineasta Mario Sábato.

El velorio comenzará a las 17H00 locales (20H00 GMT) en el club Defensores de Santos Lugares "como él lo deseó, en el club de su barrio", dijo Mario Sábato, con la voz quebrada, en la puerta de la casa de su padre.

"Mi padre dijo: 'Cuando me muera quiero que me velen acá, para que la gente del barrio pueda acompañarme en este viaje final y quiero que me recuerden como un vecino, a veces cascarrabias pero en el fondo un buen tipo", recordó.

Autor entre otras muchas obras de "El túnel", "Abbadón, el exterminador"y "Sobre héroes y tumbas", fue titular de la Conadep tras el regreso de la democracia. En 1984 había recibido el Premio Cervantes, el más importante de la literatura en español. Sábato iba a ser homenajeado el domingo en la Feria del Libro por el Instituto Cultural de la provincia de Buenos Aires, a poco de cumplir 100 años.

En 1975, obtuvo el premio de Consagración Nacional de la Argentina y un año más tarde se le concedió el premio a la Mejor Novela Extranjera en Francia, por Abaddón el exterminador. Luego, en 1977 Italia le otorgó el premio Medici y al año siguiente le otorgaron la Gran Cruz al mérito civil en España, y en 1979 fue distinguido en Francia como Comandante de la Legión de Honor.

En 1984 encabezó a un selecto conjunto de personalidades en la Comisión Nacional por la Desaparición de Personas (Conadep) que publicó el famoso 'Nunca más', con relatos y testimonios de las víctimas y sobrevivientes de la dictadura (1976-1983).

"Hemos compartido horas de conversaciones, de lucha cuando integrábamos la Conadep", recordó Graciela Fernández Meijide, ex senadora y miembro de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH).

"Me apena la muerte de Ernesto Sábato, nos quedan sus libros y el recuerdo de un hombre apasionado por su país", dijo por su parte el canciller Héctor Timerman a través de Twitter.

El director de la Biblioteca Nacional, el sociólogo Horacio González, se sumó a las voces de homenaje y describió a "Sobre héroes y tumbas" como "una novela conmocionante, una novela sobre la Argentina, una búsqueda también del sentido de la verdad y la existencia pero a través de distintos personajes".

María Rosa Lojo, investigadora y escritora que hizo su tesis de doctorado sobre Sábato, estimó que "representa más que literatura. Sin duda, fue el último escritor argentino de verdadera llegada popular como referente cultural". "Un tipo de figura que me parece que ha desaparecido en el horizonte actual", agregó.

"Nunca me he considerado un escritor profesional, de los que publican una novela al año. Por el contrario, a menudo, en la tarde quemaba lo que había escrito a la mañana", declaró una y otra vez para referirse a esa obra que marcó las generaciones del 60 y 70 y se desdibujó cuando sus ojos comenzaron a fallar, para ser reemplazada por la pintura.

Sus escritos finales, que incluyen memorias y crónicas de la vejez, constituyen su postrera despedida con la escritura, más allá de algún destello vital como la conmovedora confesión de amor a su colaboradora Elvira Fernández Fraga, hoy al frente de la fundación que lleva su nombre.

Una pérdida que entristece y una obra que nos deja como legado

HE AQUÍ Apenas un párrafo de sus escritos

Salí a caminar por las calles de Buenos Aires y, conducido por un oscuro presagio llegué hasta los viejos senderos de Parque Lezama. Abrumado por los recuerdos, me detuve frente a la estatua de Ceres, donde cuarenta años atrás, misteriosamente, Martín se encontró con Alejandra. Cuando perdemos el sentido con el cual hemos vivido, volvemos a los lugares donde nos hemos planteado angustiosos interrogantes acerca de la existencia.

Y así, en muchas ocasiones he venido hasta esta plaza y me he sentado en sus bancos, como ayer. Y he permanecido durante horas observando a esos desamparados que abundan en Buenos Aires, como ocurre en todas las grandes ciudades. Esos náufragos que, en medio de un océano tempestuoso, arrojan al mar su botella. Hasta que un día alguien recoge esos fragmentos ilegibles, sin saber a quién pertenecen, si acaso hablan del amor o la calamidad….

(Extracto de "”Antes del fin- El dolor rompe el tiempo” © 1998: Compañía Editora Espasa Calpe Argentina S.A. / Seix Barral)

Etiquetas de Technorati: