martes, 5 de abril de 2011

- Nagasaki

Un cuento de Sastre Alfonso (España),

muy propio para nuestro presente

Me llamo Yanajido. Trabajo en Nagasaki y había venido a ver a mis padres en Hiroshima. Ahora, ellos han muerto. Yo sufro mucho por esta pérdida y también por mis horribles quemaduras. Ya sólo deseo volver a Nagasaki con mi mujer y con mis hijos.

Dada la confusión de estos momentos, no creo que pueda llegar a Nagasaki enseguida, como sería mi deseo; pero sea como sea, yo camino hacia allá.

No quisiera morir en el camino. ¡Ojalá llegue a tiempo de abrazarlos!

Como es bien sabido -y comienza a olvidarse-, se arrojó la primera bomba atómica sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945 a las 8:15 de una soleada mañana de verano, y la segunda bomba cayó, tres días más tarde, en Nagasaki... Su horror hizo escribir a Alfonso Sastre muy poco después una de sus primeras obras, Uranio 235, estrenada en el teatro Infanta Beatriz, de Madrid, el 11 de abril de 1946 por Arte Nuevo.

© Ediciones Cátedra, S.A., 1990

Etiquetas de Technorati: ,