miércoles, 14 de marzo de 2012

El águila y la cuerda.

Cuento anónimo

image

Una mañana, un águila joven decidió darse su matutino paseo. En su curso encontró un rebaño de ovejas que le miraban planear, el águila, vanidosa, siguió y siguió volando sobre las reses lo que vino a preocupar en gran modo al pastor que de decidió a cazar al águila. Para esta empresa ató dos piedras a ambos extremos de una cuerda y la lanzó atrapando las patas del águila y haciéndola caer.
Como castigo al águila el pastor aprisionó la cuerda entre dos piedras de gran tamaño y marchó de allí llevándose a su rebaño.
El águila intentó volar pero vio que no podía. Empezó a picar la cuerda, un rato después intentó volar, no pudo, estaba atada. De nuevo picó y picó la cuerda e intentó volar, pero el intento fue vano. El águila empezaba a sentir hambre. Picó de nuevo la cuerda e intentó volar pero era presa de una fuerza mayor que la que tenía. Empezaba a desfallecer. Picó aún más la cuerda e intentó volar, no pudo. Las patas le dolían de los tirones. Decidió dejarse morir, convencida de que jamás podría vencer a la cuerda.
El águila murió sin saber que de esa cuerda ya sólo quedaba un último hilillo por romper, y que lo habría logrado sólo con un último golpe de su pico.
Moraleja: No hay que dejarse vencer por las dificultades por muy cansados que no sintamos, pues podemos estar a punto de vencerlas.

Etiquetas de Technorati: ,