miércoles, 13 de junio de 2012

FELÍZ DÍA DEL ESCRITOR/ ESCRITORA

Dia del escritor

 

Hambrientos de palabras, desbordados de imágenes, habitados por historias que nos reclaman  la voz para nacerse y volar en el río de la memoria surcando ojos, orejas, almas…. Atormentados y gozosos, confusos tantas veces, temerosos otras, extasiados en ocasiones, atravesamos puertas entre mundos buscando siempre reconocernos y rescatarnos, diciendo (y re-creando) de mil modos aquello que ha sido, que pudo ser, que quizás será.

Contamos para dibujar la vida, leemos para alimentar la vida y entre contar y leer palpamos nuestra existencia.

¡FELIZ DÍA A QUIENES VENA SU REFLEJO EN ESTAS PALABRAS!

Ana Cuevas Unamuno

¿Cómo puede una apañárselas para vivir sin la lectura? Dejar de escribir puede ser la locura, el caos, el sufrimiento, pero dejar de leer es la muerte instantánea. Un mundo sin libros es un mundo sin atmósfera, como Marte. Un lugar imposible, inhabitable. De manera que mucho antes que la escritura está la lectura, y los novelistas no somos sino lectores desparramados y desbordados por nuestra ansiosa hambruna de palabras. Hace poco escuché hablar en público, en Gijón, a la escritora argentina Graciela Cabal, en una intervención divertidísima y memorable. Vino a decir (aunque ella se expresaba mejor que yo) que un lector tiene la vida mucho más larga que las demás personas, porque no se muere hasta que no acaba el libro que está leyendo. Su propio padre, explicaba Graciela, había tardado muchísimo en fallecer, porque venía el médico a visitarle y, meneando tristemente la cabeza, aseguraba: "De esta noche no pasa"; pero el padre respondía: "No, qué va, no se preocupe, no me puedo morir que me tengo que terminar El otoño del patriarca". Y, en cuanto que el galeno se marchaba, el padre decía: "Traedme un libro más gordo".

[...] Y es que la muerte también es lectora, por eso aconsejo ir siempre con un libro en la mano, porque así cuando llega la muerte y ve le libro se asoma a ver qué lees, como hago yo en el colectivo, y entonces se distrae. LIBROS CONTRA LA MUERTE (fragmento) - Rosa Montero

 

Hoy se celebra el Día del Escritor en honor a Leopoldo Lugones

La fecha fue instituida por la Sociedad Argentina de Escritores (SADE), institución fundada por el escritor. Su vida estuvo signada por la tragedia. Su adhesión al golpe militar de José Félix Uriburu lo torna una figura controvertida.

 

Cada 13 de junio se conmemora el Día del Escritor. La fecha no es casual y encuentra su explicación en que un 13 de junio, pero de 1874, nació Leopoldo Lugones en Villa María del Río Seco, en el corazón de la provincia mediterránea de Córdoba. Entre muchas de las acciones y obras que emprendió, Lugones fundó la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) que, luego del suicidio del poeta, estableció el día de su natalicio como el Día del Escritor. Lugones no fue olvidado pero su tumultuoso y resonante paso terrenal es aún materia de controversia y polémica.
Fue el último intelectual total o, mejor dicho, el último en intentar ser ideólogo y protagonista, a la vez, de un proyecto político. Esa saga se inicia con Mariano Moreno y culmina con él. Se sintió el heredero de Domingo Faustino Sarmiento y buscó asemejarse hasta en sus propias y específicas frustraciones. En el ensayo Lugones, entre la aventura y la cruzada, la socióloga María Pía López comenta: “En su Historia de Sarmiento es clara la elección de un modelo y un precursor. Defiende la causa defendiendo al modelo del intelectual heroico. Construye un linaje, del cual es la continuación. Quiso ser Sarmiento: escritor y presidente. Y quedó atrapado en la tensión de ver sin ser visto.”

Por: Tomás Forster

PUEDEN LEER ACÁ LA NOTA COMPLETA