sábado, 30 de marzo de 2013

“Felices Pascuas”…."Jag Sameaj"

pascua

tiempo de PASCUA-PESAJ

Esta importante celebración marcada por la LUNA LLENA de inicio de Primavera (para el hemisferio Norte) o de Otoño (para el hemisferio Sur) que culmina el ciclo iniciado en él , Carnaval y marca con él las dos caras de la vida: la vitalidad, alegría, desenfreno (el carnaval) y el recogimiento, la austeridad e introspección (Pascua), tiene su origen en tiempos remotos, cuando las poblaciones nómades iniciaban su marcha con el ganado hacia el exterior y posteriormente las poblaciones asentadas que regían su ritmo de vida por el calendario lunar o agrícola, se preparaban para la última cosecha y la primera siembra.

La Fiesta Pascual de las pastores nómadas o seminómadas. Consistía en el sacrificio de un animal joven para obtener la fecundidad y prosperidad del ganado. La víctima era asada a fuego, no se le podía romper ningún hueso. Con su sangre se realizaba el rito protector untando los palos de la tienda (más tarde, las jambas de las puertas), para así alejar amenazas o desastres. El cordero sacrificado se comía acompañado de pan sin levadura de los beduinos y hierbas amargas, hierbas del desierto, no hortalizas. Esta cena marcaba el comienzo de la larga marcha para llevar al ganado en busca de pastos nuevos. La fiesta era de noche, noche de luna llena, la más luminosa.

En la misma fecha las poblaciones sedentarias realizaban las últimas cosechas del ciclo anterior, actividad que se festejaba con la liberación alegre del carnaval, para luego pasar al enterramiento de la semilla de la que se esperaba que diese abundante fruto en el verano.

Posteriormente esta celebración fue tomada por el pueblo judío evocando para ellos la liberación de la esclavitud de Egipto. Esta fiesta a la que llaman PESAJ dura 7 días en Israel y 8 días en la diáspora. Antiguamente en la fiesta de la Pascua, los judíos se reunían a comer cordero asado y ensaladas de hierbas amargas, recitar bendiciones y cantar salmos.

Actualmente la primera noche en Israel y las dos primeras noches en la diáspora se hace una cena que incluye una ceremonia. Esta cena se llama "seder" que significa orden y se acompaña con un libro llamado "hagada" que significa "decir", ya que dicho texto cuenta la historia de la salida de Egipto.

Al principio de la ceremonia el menor de los niños o todos los niños, según decisión de cada familia formulan cuatro preguntas que señalan la diferencia entre esta noche y las demás noches del año. Como en la mesa hay alimentos diferentes a todo el año como el pan ázimo (matza) en vez del pan leudado, hay un texto llamado "en que se diferencia", en el que el menor de la familia interroga a los adultos 4 preguntas acerca de la diferencia de esta noche con respecto al resto de las noches del año. Luego el oficiante que es por lo general el abuelo o el padre comienza a contestar las preguntas. Finalmente se toman mínimo 4 copas de vino según lo establecido en la hagada y se entonan canciones en las que todos participan.

En la fiesta hay un momento en que se abre la puerta para permitir el ingreso de Eliahu el profeta (Eliahu el profeta ayuda a los pobres y hace milagros), que según la tradición aparece en todas las casas, por ellos sobre la mesa hay una copa especial, y los niños se mantienen despiertos y observan si esta vez realmente el nivel del vino en la copa descendió.

Como ya comenté, la fiesta cristiana de la Cuaresma (que según el cristianismo dura 46 días, desde el miércoles de ceniza a la Pascua de Resurrección), está imitando otras fiestas paganas "campesinas" de las religiones Mistéricas agrícolas. De ese modo esta celebración pasó al mundo cristiano celebrando en ella a Jesús, el nuevo cordero pascual que trae un mensaje de liberación y redención.

En esta fecha se recuerda la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Con el Domingo de Ramos se evocó la entrada de Cristo en Jerusalén. Según la fe católica, el pueblo judío le dio la bienvenida agitando ramos de olivo, por ello los fieles van a misa con ramos de olivo -símbolo del recibimiento de Cristo en Jerusalén- para que sean bendecidos. El viernes santo se evoca el tormento de Cristo en su marcha hacia el Calvario y el domingo, con la Pascua de Resurrección, se festejará el paso de la muerte a la vida del Hijo de Dios.

La Iglesia celebra el tiempo de Pascua, que va desde el Domingo de Resurrección hasta el final de Pentecostés -más o menos unos 50 días- como si fuera un solo día, el Gran Día, anticipo del tiempo que no tendrá fin.

La Pascua constituye el fundamento sobre el cual se asienta y gira toda la vida del cristianismo. Es festejada por millones de fieles en todo el mundo y el Papa da la bendición en una misa urbi et orbi desde la Basílica de San Pedro.

Dice FRANCISCA MARTÍN-CANO ABREU aquí

La Cuaresma cristiana exactamente imita una serie de fiestas de la primera época agrícola de las religiones paganas "campesinas" (había dos épocas agrícolas: iniciadas con el labrado de campos, una antes de primavera, y otra antes de otoño, y culminadas con los frutos de recolección de verano y los frutos de invierno). Y existentes en toda la cuenca del Mediterráneo durante muchos siglos, antes de que naciera la religión cristiana (surgida hace unos 2.000 años).

La fiesta de la "Cuaresma cristiana" es heredera de la fiesta de la "Cuaresma pagana" que se celebraba 50 días después del inicio del año agrícola, en el equinoccio de primavera, el 22 de marzo.

Año agrícola que se había iniciado con las fiestas de "Labrado" de campos (1 de febrero), había seguido con las fiestas de "Siembra" (14 de febrero), y con la fiesta de "Resurrección" (1 de marzo) (en honor de la Diosa sajona, celta Ester / Easter "Resurrección", o de innumerables Diosas Esther, Ishtar / Istar / Isthar / Ischtar / Ishtaritum / Ichtart / Attar / Ischtarat, Astarte, Astoreth,... de la que proviene también la "Pascua" "Easter"). La fiesta de la "Cuaresma" se celebraba el 22 de marzo, día de equinoccio de primavera (el 50º día del año agrícola: 28 días correspondientes al mes de febrero + 22 correspondientes a marzo = 50).

Todas estas fiestas paganas "campesinas", de las religiones Mistéricas agrícolas, en las que se fundamenta las fiestas cristianas, tenían la finalidad de propiciar los fenómenos benéficos de Fertilidad, para que los campos dieran abundante cosecha: vientos suaves, lluvia y buen tiempo para que germinara al semilla y floreciera la Naturaleza. Pero el cristianismo las sustituye por varias, y antepone unas a otras. Así son diferencias:

Las fiestas cristianas son herederas de las fiestas paganas "campesinales", pero han mezclado los ritos y aunque también han mantenido más o menos las fechas en que se celebraban hace miles de años, no recuerdan el significado metafórico relacionado con las tareas agrícolas, ni con no los hechos astronómicos.

 

SEMANA SANTA

En las fiestas de "Semana Santa" cristiana se cambia el significado y ya no se acuerdan que en principio eran fiestas agrícolas TRÁGICO-CÓMICAS, en las que se relataba y se representaba en hierodrama, la TRAGEDIA de la muerte del paredro Divino / muerte de semilla (y que imita la "muerte de Jesús") y se cantaban himnos CÓMICOS: cantos burlescos, satíricos y obscenos, y se practicaban actos orgiásticos.

En la religión cristiana se han separado en: las canciones cómicos-obscenas de los "Carnavales" y en las saetas tristes de la "Semana Santa" (que refunde la tragedia de los hierodramas, aunque en el nombre muestran, que al igual que los cantos satíricos y cómicos de los "Carnavales", son como flechas / saetas con función de herir). Y hasta el siglo XIX, los sacerdotes cristianos celebraban, igual que las sacerdotisas de las religiones paganas, actos orgiásticos (masturbaciones). Ellos lo practicaban durante el ritual del Risus Paschalis del Domingo de Resurrección. De ahí que: "... la Cuaresma, la larga cuarentena que "empieza con la ceniza y acaba con la risa" (Hernández, 2004). Mientras que las sacerdotisas paganas lo practicaban en fiestas anteriores, para propiciar por magia mimética, que la Madre Naturaleza enviara la lluvia.

 

Significado de la palabra PASCUA

La palabra "pascua" proviene según la Biblia de la raíz psh (cojear. andar con muletas, saltar): Dios saltó, omitió las casas donde se celebraba la pascua en la última de las plagas de Egipto (Ex 12.13.23.27). Pero esta etimología bíblica es secundaria. De hecho, la pascua de la salida de Egipto no es la primera que celebraron los israelitas; se habla de ella sin previa presentación o explicación en Ex 12,21, como de algo ya conocido y preexistente.

Otros han querido derivar su etimología del acádico pasâhu (calmar, apaciguar) o de una raíz egipcia que significa "golpe".

Sin embargo Pascua es una de las palabras más antiguas que han llegado hasta nosotros. Nacida como pesah en el antiguo pueblo de Israel, pasó al griego como paska, por cruce con el latín pascuum (lugar de pastura, en alusión al fin del ayuno). La voz griega pasó al latín como pascha, que en latín vulgar se convirtió en pascua, como llegó al español.

En lengua hebrea, pesah significa ‘saltear’ o ‘pasar por alto’, en referencia al hecho de que el ángel exterminador enviado por Jehová salteó las casas de los judíos, cuyas puertas habían sido marcadas por orden divina.

La primera documentación del uso de esta palabra en nuestro idioma data de 1090. En tiempos modernos, se ha usado también para designar en español a la Navidad, aunque este uso no se repite en otras lenguas romances, ni siquiera peninsulares, excepto en el italiano pasqua minore

 

¿Y el conejo y el huevo?

El conejo de Pascua tiene su origen en las celebraciones anglo-sajonas pre-cristianas. El conejo, un animal muy fértil, era el símbolo terrenal de la diosa Eastre, a quien se le dedicaba el mes de abril.

Es mencionado por primera vez en unos textos del siglo XVI en Alemania, lugar en el que se tiene constancia que se elaboraron los primeros conejos comestibles de pastelería y azúcar en el siglo XIX.

Anteriormente los huevos de pascua en la antigüedad eran de gallina y de pato, y en la Edad Media les eran regalados a los chicos durante las celebraciones. Al tiempo, los cristianos comenzaron a obsequiarse huevos durante la Semana Santa con regalos. Fue a principio el siglo XIX, que en Alemania, Italia y Francia, aparecieron los primeros huevos hechos con chocolate con pequeños regalos adentro.

Al comienzo los huevos eran pintados a mano y la costumbre de las familias era esconderlos para que los niños los buscaran, posteriormente surgió la costumbre de pintarlos con colores estridentes que representaban la luz del sol, hasta llegar al día de hoy en que las decoraciones se han multiplicado.

Por otra parte desde los comienzos de la humanidad, el huevo (análogo a la semilla) fue sinónimo de fertilidad, esperanza y renacimiento. El huevo adquirió importancia dentro de la mitología egipcia cuando el Ave Fénix se quemó en su nido y volvió a renacer más tarde a partir del huevo que lo había creado en un principio. También los hindúes sostenían que el mundo había nacido de un huevo.

El conejo de Pascua fue introducido en EE.UU. por los inmigrantes alemanes que llegaron al Pennsylvania Dutch Country durante el siglo XVIII. La llegada del "Oschter Haws" se consideraba uno de los grandes placeres de la infancia, equivalente a una visita de Papá Noel en Noche Buena. Los niños creían que si se portaban bien, el "Oschter Haws" pondría huevos de colores, por ello construían nidos en lugares apartados o escondidos de la casa, el granero o el jardín para que pusiera sus huevos el conejito. Más tarde empezaría la tradición de construir elaboradas cestas para poner los huevos.

La Paloma o "Colomba" pascual, un pan dulce y adornado con forma de ave, es también un símbolo cristiano. La forma de paloma era utilizada muy frecuentemente en los antiguos sagrarios donde se reservaba la Eucaristía. El símbolo eucarístico se convirtió luego en el pan dulce que suele compartirse, en algunos países europeos -especialmente en Italia- en el desayuno de la Pascua y de la "Pasquetta", el lunes de Pascua.

Si quieren saber más pueden ver este post y este otro

¡¡¡¡FELIZ  RESURRECCIÓN Y LIBERACIÓN!!!!

©Ana Cuevas Unamuno