lunes, 31 de mayo de 2010

“A UN OLMO SECO"

Este poema lo encuentran en muchos sitios, pero hoy quería re-escucharlo, releerlo y compartirlo

Algo sobre lo que motivo a Antonio Machado a escribir este poema

 

Es Mayo de 1912, y han pasado ya varios meses desde la vuelta de Antonio y Leonor a Soria, desde París, desde París, de donde han traído la enfermedad de la hemoptisis[1] como acompañante. Han luchado con todas sus fuerzas para curar el terrible mal, alquilando una casita en el paseo del Mirón para buscar el aire puro de Soria, como antídoto fundamental. Pero nada mejora la situación de la enferma, ni siquiera el mayor de los afectos que le dedica en cada minuto Antonio Machado.

Un día pensando en esto el poeta se para a observar, seguramente en el paseo de San Saturio, un olmo centenario que está afectado por la enfermedad de la grafiosis[2] y que acabará indudablemente con su vida.

Esto le sirve de inspiración al poeta para crear el bellísimo poema "A un olmo seco", en el que encuentra un paralelo con la lamentable situación de su mujer, Leonor Izquierdo.

A UN OLMO SECO- Antonio Machado

Al olmo viejo, hendido por el rayo

y en su mitad podrido,

con las lluvias de abril y el sol de mayo

algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina

que lame el Duero! Un musgo amarillento

le mancha la corteza blanquecina

al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores

que guardan el camino y la ribera,

habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera

va trepando por él, y en sus entrañas

urden sus telas grises las arañas.

Antes que te derribe, olmo del Duero,

con su hacha el leñador, y el carpintero

te convierta en melena de campana,

lanza de carro o yugo de carreta;

antes que rojo en el hogar, mañana,

ardas en alguna mísera caseta,

al borde de un camino;

antes que te descuaje un torbellino

y tronche el soplo de las sierras blancas;

antes que el río hasta la mar te empuje

por valles y barrancas,

olmo, quiero anotar en mi cartera

la gracia de tu rama verdecida.

Mi corazón espera

también, hacia la luz y hacia la vida,

otro milagro de la primavera.

Antonio Machado, 4 de mayo de 1912- Campos de Castilla (1907-1917)


[1] La hemoptisis es una de las manifestaciones más alarmantes de las enfermedades broncopulmonares. Si bien la mayoría de las ocasiones son episodios autolimitados, pueden llegar a poner en peligro la vida del paciente. Se entiende por hemoptisis en general la expulsión de sangre por la boca mediante la tos. Este mecanismo de expulsión indica que la sangre proviene del árbol traqueobronquial. (En realidad Leonor murió de Tuberculosis)

[2] La grafiosis del olmo es una enfermedad agresiva de los olmos americanos. El hongo que causa esta enfermedad se pasa de árbol a árbol por medio de los escarabajos de la corteza. A manera que los escarabajos perforan sus túneles para depositar sus huevos, el hongo entra en los sistemas de conducción de agua. Una vez dentro del árbol, los hongos empiezan a taponar el sistema vascular. Como consecuencia de esto, las hojas se marchitan y el árbol afectado muere en tan solo unos meses o un año.