viernes, 10 de septiembre de 2010

Cuento Guaraní: La alegría de vivir

 

Esta semana quiero compartirles cuentos sobre estas figuras mitológicas, o de leyendas o de cuentos, que se caracterizan por ser “burladores, traviesos, osados”. Son personajes que ganan por medio de la astucia y el humor y buena falta nos hace aprender algo de ellos para sortear las complejidades cotidianas que tantas veces nos opacan la mirada.

Los dejo entonces con un Kaso Ñemombe'u (cuento o dicho) de Perurimá que habla de saber no temer ni siquiera ante la muerte

            Un cuento Guaraní de Perurimá[1].

Cansado de las bromas y jugarretas constantes de Perurimá, y de las quejas que con tal motivo le hacían llegar los vecinos, el Cacique decidió poner fin al asunto condenándolo a muerte.

Perurimá no se inmutó y con total tranquilidad solicitó como gracia se le permitiera elegir el árbol en que debía ser ahorcado.

El Cacique desconcertado aceptó.

Transcurrieron días y días sin que lo hallara, hasta que el Cacique molesto le fijó un término perentorio para hallarlo. Al poco rato regresó Perurimá con el semblante iluminado por una sonrisa. Y esto lo que hablaron el Cacique y el humilde vasallo:

-¿Encontraste por fin el árbol?

-Sí, Mburubichá (Jefe).

-¿En dónde está?

-En el patio de mi casa.

-En los alrededores de tu casa, que no pasa de ser un miserable tapií (choza), jamás he visto un árbol.

-Y sin embargo, se cuentan por cientos.

-Te estás burlando de mí y vas a pagarlo con una muerte inmediata.

- No osaría burlarme, Bien cierto es lo que digo, se trata de un tipichatá[2].

Tras la sorpresa que le produjo al cacique tal respuesta, sorprendido por el humor que mostraba Perurimá aún sabiendo que podía perder al vida en apenas unas horas, no sólo le levantó la pena sino que lo sentó a comer en su mesa.

En cuanto a los vecinos, el Cacique, que como buen gobernante, de todo sabía sacar partido, les ordenó que arrancaran cuantos tipichatás existieran en el pueblo –con lo que ganaría su limpieza-, a fin de que Perurimá no pudiera recurrir a ellos en el caso de que volviera a ser condenado, y solicitara y obtuviera la gracia de elegir nuevamente el árbol del que lo ahorcaran.

 

Algo más sobre Perurimá

Los cuentos (en guaraní: Kaso Ñemombe'u) referentes a "PERU-RIMA" o PERURIMÁ. Refieren a un personaje que nació en los sueños de la población para reivindicar a los oprimidos. "PERU-RIMA" es astuto, sagaz, agudo, hábil, es un héroe de la literatura popular, sabe fingir muy bien su apariencia de retardado e ingenuo, pero, posee una mente muy privilegiada, que siempre saldrá airosa con los problemas que enfrenta.

Es el típico burlador de todas las mitologías, aunque en este caso se desconoce su origen. Los Kaso Ñemombe'u, como el personaje de "Perurimá" se diferencian de los llamados cuentos populares dado que se cuentan solamente en el ámbito de la Cultura Popular Paraguaya. A su progenitor intelectual casi se lo considera un desconocido, pero se dice que es un hijo verdadero de nuestro pueblo.


[1] El personaje, Perurimá, es astuto, sagaz, agudo y hábil, es un héroe de la literatura popular. Sabe fingir muy bien su apariencia de retardado e ingenio, pero posee una mente muy privilegiada.

[2] El tipichatá, conocido vulgarmente con el nombre de escobadura, es una planta pequeña, de forma arborescente, común en Corrientes.