martes, 15 de febrero de 2011

La gota que rebalsa

 

Dicen que una sola gota rebalsa un vaso y al hacerlo genera un fluir incontrolable que se derrama sin escándalo por donde se le da la gana.

¡Es cierto!

Hoy me he puesto ha apilar los sinsabores por un lado y las buenaventuras por el otro. La balanza colapsó y me derramé como la gota, sin escándalo y sin prisa hacia ese instante en que lo que era ya no es.

© Ana Cuevas Unamuno

Etiquetas de Technorati: ,