martes, 10 de agosto de 2010

EL LORO, EL MORO, EL MICO Y EL SEÑOR DE PUERTO RICO

Un trovador que me ha dado placer y me ha hecho reír
Cerrando los ojos una se puede imaginar en otro tiempo, de pie en una plaza, o sentada en un círculo de curiosos, escuchando los cantos y cuentos de esos tantos trovadores o juglares que andaban los caminos tejiendo puentes con sus sonidos.

Crispin d'olot